Featured

El Sistema Inmunitario y el COVID-19

No se habla de otro tema. Los coronavirus han ganado reconocimiento durante los últimos meses debido a la aparición de COVID-19. A estas alturas toda la sociedad es conocedora (o debería serlo) de las medidas básicas para reducir el riesgo a contraer el virus: el lavado frecuente de manos (que siempre es/y ha sido una estrategia importante para protegerse contra todo tipo de enfermedades infecciosas), el uso estratégico de desinfectantes de superficies (como metal, vidrio o plástico) a base de alcohol y el uso de desinfectantes para manos que pueden reducir la propagación viral, entre otros.

Con todo ello, ¿qué más podemos aportar desde Cosmeceutical Center (CC) que no se haya dicho ya? ¿tenemos algo nuevo, diferente o mejor que lo que ya se publica? Sí. Como especialista me gustaría aclarar las verdades y mentiras que existen en relación a la suplementación y el COVID-19.

 

Suplementación INMUNE y COVID-19

Para mantener un sistema inmunitario saludable es necesario unir todos los factores que influyen en su actividad: comer bien, dormir bien, hacer ejercicio físico, manejar el estrés y complementar con nutrientes que apoyen la función inmune. Todo ello, es básico para tener unas defensas fuertes que puedan protegernos contra cualquier agente infeccioso como puede ser el coronavirus. El sistema inmunitario desempeña un papel fundamental en la defensa del cuerpo frente a agentes patógenos. Es importante reforzarlo a través de una adecuada nutrición así como mediante hábitos de vida saludables.

 

 

En momentos excepcionales como el que vivimos se crean nuevos escenarios, algunos llenos de fobias, miedos, personas aprensivas, oportunistas… en los que se generan muchos bulos, informaciones sin contrastar… es lo que se conoce como “información desinformada”. Y uno de los puntos entorno al que más se ha hablado es cómo algún tipo de suplementación puede prevenir o, incluso combatir, el COVID- 19. En nuestra clínica no hacemos apología del consumo desaforado de suplementos nutricionales porque haya una pandemia. Nosotros siempre hemos fomentado un consumo responsable y revisado de todos aquellos nutrientes que potencian y mejoran la salud y por ende el sistema inmunitario. Algunas de las consultas más recurrentes que me llegan estos días son infundadas, y otras tienen su parte de verdad. Resultado de este exceso de información desinformada es el agotamiento del stock de muchas farmacias y clínicas (como la nuestra) de la vitamina C, o consultas en relación a si las cremas pueden o no contaminar con el Covid-19.

En este marco de confusión me gustaría explicaros algunas verdades y mentiras al respecto de la suplementación nutricional y el COVID-19.

 

Verdades y Mentiras sobre la Suplementación y el Covid-19

  • No existen tratamientos médicos probados para COVID-19 u otros coronavirus humanos, los científicos están buscando medicamentos antivirales antiguos y nuevos en busca de terapias efectivas. Algunos, pero no todos, ensayos de laboratorio, animales y humanos preliminares que exploran el uso de medicamentos antivirales establecidos contra coronavirus humanos han reportado hallazgos positivos.
  • Un estatus nutricional correcto con respecto a la vitamina C ha confirmado ser ligeramente beneficioso a la hora de reducir la duración de los síntomas del resfriado común, no evita que se presente la enfermedad por COVID-19. Hay 11 micronutrientes reconocidos por la UE (cobre, ácido fólico o vitamina B9, hierro, selenio, vitamina A, vitamina B12, vitamina B6, vitamina C, vitamina D, zinc) relacionados con un funcionamiento normal del sistema inmunitario. Por tanto, no tiene mucho sentido preocuparse por nutrientes aislados dejando a otros de lado. Así, y antes que preocuparse por nutrientes concretos, resulta mucho más práctico centrarse en un adecuado patrón de alimentación.En cualquier caso, en este punto es importante recordar que la deficiencia o la insuficiencia de la vitamina D es generalizada en la población española. Y que ésta tiene efectos inmunomoduladores y puede mejorar la respuesta del sistema inmunitario frente a virus y bacterias.
  • Como hemos dicho para estimular la actividad del sistema inmunitario es necesario establecer una dieta rica en nutrientes, minerales, antioxidantes, ácidos Omega-3 y probióticos que favorezcan la respuesta inmunitaria adecuada. Por tanto, es correcto decir que el omega 3 es muy beneficioso para nuestra salud, pues es un gran antiinflamatorio natural, tiene un importante papel en la prevención del riesgo cardiovascular, y su consumo también está avalado para reducir la trigliceridemia. Ahora bien el Omega 3, no tiene más correlación que la que ya hemos explicado con el coronavirus: no sirve de nada tener tomar mucho Omega 3 y dejar de lado otros nutrientes, igual de necesarios.
  • Sobre si los cosméticos pueden ser o no un foco de contaminación podemos decir:
    • Siempre (no solo en estos casos extraordinarios) antes de comenzar cualquier rutina de cuidado de la piel en casa, día y noche, de deberían lavar las manos, y a continuación empezar con una limpieza de la piel. Por tanto, con este lavado previo de manos y cara ya habríamos eliminado las posibilidades de contagio.
    • Por otro lado,hay que tener en cuenta que los conservantes en los cosméticos tienen como finalidad «evitar o reducir el crecimiento microbiano». Asimismo, previenen «la contaminación por microorganismos, como bacterias u hongos». El hecho de que los productos cosméticos tengan conservantes no es nocivo, al revés. Aunque ahora vivimos en una era con una cierta “quimiofobia” y desde nuestra clínica siempre aconsejamos evitar excesos de ingredientes de relleno superfluos e innecesarios, hay que dejar claro que los conservantes bien usados, seleccionados y en sus dosis correctas son necesarios y no tóxicos.
    • Los cosméticos más higiénicos y mejor conservados son los que vienen envasados en airless y no los del “frasco de meter el dedo”. Aunque es cierto están cada vez más obsoletos y se deberían de usar sólo cuando no hay otro remedio porque por formulación la textura del producto así lo exija.
  • No existen protocolos de inmunidad específicos que actúen únicamente frente al COVID- 19. Lo que sí que existe son formas de reforzar el sistema inmunitario para que este más protegido frente a cualquier tipo de infección. Cuando estén disponibles terapias farmacológicas para el coronavirus (u otros virus de ARN), las medidas nutracéuticas siempre podrán emplearse como adyuvantes.

 

Como especialistas en suplementación nutricional desde Cosmeceutical Center os presentamos algunas de las opciones que integran con propiedades inmunomoduladoras bien establecidas y demostradas, que ayudan a reforzar la respuesta inmune y mitigar la probabilidad de un curso de enfermedad. Podéis encontrarlas aquí.

Nutracéuticos, belleza desde dentro hacia fuera.

Nutricéuticos

– ¿Qué es la nutracéutica? 

El término NUTRACÉUTICO fue acuñado desde los conceptos de “nutrición” y “farmacéutico” en 1989 por el Dr. Stephen DeFelice, Presidente de la Fundación para la Innovación en Medicina (Foundation for Innovation in Medicine, FIM), en Cranfor, Nueva Jersey, Estados Unidos. El Dr. DeFelice definió la Nutracéutica como “un alimento o parte de un alimento que proporciona beneficios médicos o para la salud, incluyendo la prevención y/o el tratamiento de enfermedades”.

Los nutracéuticos están causando un acalorado debate porque su concepto redefine las líneas divisorias tradicionales entre los alimentos y los medicamentos. Según la definición anterior, la Nutracéutica también abarca a los alimentos funcionales, aunque hoy día merece la pena establecer algunas diferencias de concepto entre ambos. En realidad, debemos establecer diferencias entre los siguientes términos: Nutracéuticos, Alimentos Funcionales, Complementos Alimenticios o Suplementos Dietéticos  y Alimentos enriquecidos. Además, ante la opinión pública, también merece la pena diferenciar estos conceptos de la Fitoterapia y las Plantas Medicinales, ya que se basan en productos de origen natural utilizados con fines terapéuticos. 

– ¿Cuál es la diferencia con la nutricosmética? 

La nutricosmética está englobada en la nutracéutica, y la forman aquellos principios activos encaminados a lograr una mejora en la belleza exterior. La nutricosmética es la intersección entre la nutrición y la cosmética, es decir, buscar la belleza exterior desde el interior

dentro2

-¿ Conviene consultar con un médico antes de tomarlos?

En Cosmeceutical Center abogamos porque antes de tomar un suplemento de cualquier tipo, se consulte con un especialista, y que además debe primar la seguridad de la sustancia. Hay que estar a la última en los avances antiaging y de salud pero siempre hay que esperar a que la ciencia resuelva los interrogantes antes de generalizar el uso de un nutracéutico.

La suplementación no es un tema trivial. Nunca debemos tomarnos el primer suplemento que nos anuncien, ni el que toma una amiga por muy bien que le haya funcionado a ella. Suplementos sí, pero no tomados indiscriminadamente. Hay que controlar todos los detalles de una buena suplementación y adecuarla a las verdaderas necesidades individuales.

– ¿En qué países se utilizan más y con qué resultados?

Los tres mayores consumidores de nutricosméticos son Japón, Estados Unidos y Brasil, estando emergiendo fuertemente los países de Sudamérica y Asia-Pacífico, como Tailandia, Indonesia y Taiwan. En cuanto a la producción, el 70% de la misma a nivel mundial vienen solo de Japón y China.

– ¿Dónde se notan más los efectos de los nutricosméticos?

El punto de actuación de los nutricosméticos va a depender de la ruta metabólica en la que actúe directamente. Así tendremos principios activos que actuarán sobre el cabello, sobre las uñas, sobre la luminosidad de la piel, sobre las arrugas, sobre la hidratación…

– Además de embellecer, ¿qué otros efectos tiene para la salud? ¿Pueden prevenir afecciones de la piel, infecciones, otro tipo de trastornos?

Los nutricéuticos en general (donde se engloban los nutricosméticos) son productos de origen natural con propiedades biológicas activas, beneficiosas para la salud y con capacidad preventiva y/o terapéutica definida, es decir, son capaces de prevenir o incluso remediar y curar diferentes afecciones físicas a todos los niveles, desde cardiopatías o problemas vasculares y circulatorios (por ejemplo, los conocidos ácidos grasos omega3 EPA y DHA), hasta prevenir la oxidación de las  células (antioxidantes como la vitamina C, resveratrol y otra multitud de polifenoles presentes en frutas y verduras), pasando por una reducción del avance del cáncer (la cúrcuma inhibe la COX-2, las MMP y disminuye la proteína C reactiva).

– ¿Cuáles son los ingredientes más típicos que se emplean en la nutricosmética? 

– Antioxidantes en general (polifenoles existentes en frutas y verduras), que inhiben la acción de los radicales libres evitando la oxidación dela célula (Vitamina C, Resveratrol, coencima Q10-Ubiquinol, Vitamina E…)

– La Astaxantina está irrumpiendo con fuerza en el mercado por sus excelentes propiedades antioxidantes, hasta 65 veces más que la vitamina C, 54 veces más que los beta carotenos o 14 veces más que la vitamina E. Se encuentra de forma natural en mariscos y salmón.

– Omega 3 (presente en el pescado azul. El salmón es la fuente por excelencia del Omega3). Combate la inflamación y, aunque no es en sí un antioxidante,  aumenta la actividad de la catalasa y la SOD (Super óxido Dismutasa), enzimas que a su vez aumentan la capacidad antioxidante de la célula

– Ceramidas: La producción de ceramidas se reduce con la edad. Debemos tener en cuenta que las ceramidas suponen entre el 30 y 40% de la matriz que mantiene el equilibrio de hidratación y protege la superficie. No sólo esto, sino que las ceramidas se encuentran en otras partes del cuerpo humano, contribuyendo a la proliferación celular correcta, y al desarrollo de diversos sistemas fisiológicos.

Los aceites derivados del trigo se han usado desde hace siglos como un hidratante natural.

nutraceutica_2

– ¿Existen efectos secundarios? 

Como en cualquier producto bioquímico que interviene en un proceso metabólico, su efectividad está supeditada a la dosis ingerida y, evidente los consumos excesivos están contraindicados. Cualquier producto tomado en exceso se convierte en un veneno para el cuerpo, con sus correspondientes efectos secundarios.

De igual manera, en el cuerpo humano existen antagonismos entre diferentes principios activos, lo cual puede ser contraproducente, sobre todo si se sufre de algún tipo de patología previa.

Por esto siempre es muy muy recomendable, por no decir que debería ser obligatorio, consultar siempre con un especialista antes de someterse a cualquier tipo de suplementación nutricional. Considerando especialista a un personal sanitario cualificado en estos temas, bien sea médico o farmacéutico (no todos los médicos o farmacéuticos están especializados en esto)

– ¿Se puede decir que tomar determinados alimentos con propiedades beneficiosas también es practicar nutricosmética? ¿O es necesario que haya una porcentaje determinado de las sustancias que actúan sobre la piel? 

Existen lo que se llaman Alimentos Funcionales, que aportan al organismo determinadas cantidades de vitaminas, grasas, proteínas, hidratos de carbono y otros elementos necesarios para el organismo. Cuando un Alimento Funcional ayuda a la calidad de vida, al mantenimiento de la salud o a la prevención de enfermedades, entonces podemos llamarlo Nutracéutico. De la misma manera, aquellos que actúen sobre la piel de manera beneficiosa los podremos considerar nutricosméticos.

Desde esta perspectiva los alimentos funcionales son parte de la nutracéutica y la nutricosmética.

Los alimentos funcionales suelen presentarse en forma de alimentos para uso diario enriquecidos en determinados nutrientes o sustancias beneficiosas para la salud. Por ejemplo leche o zumos enriquecidos en vitaminas, minerales, fitosteroles y ácidos grasos esenciales, margarinas, aceites, yogur, etc.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, las cantidades de principios activos funcionales ingeridos en la dieta diaria no son suficientes como para ejercer su función metabólica, por lo que es necesaria la suplementación de aquellos principios activos que nos interese potenciar o en los que tengamos carencias

– ¿Podría poner ejemplos concretos de nutricosmética? Por ejemplo, para combatir el envejecimiento, la flacidez, el aspecto cansado, las ojeras… 

– Flacidez: Silicio y DMAE

-Aspecto cansado: tendremos que actuar sobre el metabolismo de generación de energía en la célula. Para ello suplementaremos con coenzima Q10 + vit C

– Envejecimiento: Polifenoles, omega3… no hay una sola. Hay que complementar. Sinergia. Diferentes dosis en diferentes momentos

– ¿Cuánto tardan en verse los beneficios? 

Por ejemplo, un fitoregulador (drenante) se nota rápidamente. Diminuye el líquido intersticial y los efectos drenantes se ven rápidos

Otros habrá que esperar un ciclo terapéutico completo (1 mes, 2 meses…). Además, y muy importante, es que no solo se ven los efectos por suplementar, sino que hay que tener en cuenta los estilos de vida saludables.

– ¿A partir de qué edad pueden tomarse?

Desde que nacemos estamos suplementando con nutracéuticos (suplementos de D3 (en la edad pediátrica es habitual suplementar por ejemplo con DHAVit que es un complemento alimenticio a base de Vitamina D, Vitamina A, Vitamina E con DHA de algas marinas), las leches de continuación están todas suplementadas…).  De igual manera se suplementa a los niños con multivitamínicos. El único secreto está en ajustar las dosis a la edad y al objetivo a lograr..

Otro ejemplo de suplementación temprana es con los suplementos en estudiantes con fuerte esfuerzo intelectual, que se suele suplementar también con multivitamínicos, fósforo, selenio….

Por eso, decir una edad a la cual se pueden tomar nutracéuticos y nutricosméticos carece de sentido en lo más estricto del contexto.

– ¿En qué ocasiones se recomienda? Por ejemplo, una boda, fin de año … 

Sinceramente, y sin ningún tipo de dudas, para una boda o una fiesta de fin de año lo que recomendamos es un buen vestido de Oscar de la Renta y unos zapatos de Christian Louboutin…

Ya en serio y bromas aparte, no podemos considerar la nutricosmética como un juego o una terapia flash que nos reportará resultados instantáneos. No es un maquillaje o un peinado… Se trata de suplementación terapéutica con efectos beneficiosos, tangibles y medibles a medio- largo plazo, y que actúan sinérgicamente con actitudes y estilos de vida saludables, como una buena alimentación equilibrada, ejercicio físico, buen descanso, no fumar o beber…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies