Featured

Resetéate tras los excesos

Tras épocas de excesos alimentarios como puede ser la Navidad, las vacaciones, etc. es importante volver cuanto antes a una alimentación saludable. Pero no siempre es algo fácil.

Por este motivo quiero explicaros cómo volver a una correcta rutina alimentaria, sin obsesionarnos en contar las calorías, a través de 5 puntos básicos:

 

Una alimentación saludable es la clave

 

Comidas radicalmente opuestas

Después de una temporada en la que se han cometido excesos a la hora de comer, tanto en cantidades como en contenido de azucares, grasas y alcohol, las comidas deben de ser radicalmente opuestas, es decir, deberíamos optar por comidas ligeras, suaves, libres de azucares y grasas, así como, disminuir las cantidades de alimento ingeridas.

 

Realizar 5 o 6 comidas al día

Recomiendo volver a la rutina de 5 o 6 comidas al día y con una pauta regulada de horarios de comida. Hay que tener en cuenta que si comemos 5 o 6 veces al día, el metabolismo está funcionando continuamente, lo que aumenta el gasto calórico. Podríamos decir que estamos “adelgazando” mientras comemos, es decir, estamos forzando al organismo a consumir energía de continuo para metabolizar las comidas cada 3 horas más o menos. También es importante evitar picar entre horas. Si se tiene hambre se puede comer alguna fruta o verdura de temporada para saciar el apetito.

 

Huir de las dietas milagro

Hay que huir de las dietas milagro y de todo aquello que nos quieran vender como remedios inmediatos y espectaculares. Toda dieta correctamente elaborada, equilibrada en nutrientes y ajustada energéticamente va a servir para depurar el organismo al ir eliminando paulatinamente, y sin “forzar la máquina”, todo aquello que no es sano. No es recomendable forzar el cuerpo a hacer una dieta de “solo verdura”, o “solo caldo” o cosas similares, porqué producirá que nuestro cuerpo sufra desajustes metabólicos, más o menos acusados dependiendo de la persona. La creencia popular que este tipo de dietas ayudan a hacer desaparecer las grasas acumuladas y azúcares no es del todo cierta. Por eso, acudamos al sentido común: comer sano, equilibrado y al menos 5 veces al día.

 

No obsesionarse en contar calorías

Lo más razonable es no obsesionarse con contar calorías, sino conocer bien los alimentos con los que nos alimentamos, y repartirlos coherentemente en cada una de las comidas, realizando dietas equilibradas. No será lo mismo aportar al cuerpo 1500 o 2000 Kcal provenientes de una dieta equilibrada, con las proporciones coherentes de hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables (ojo, recordemos que las grasas “buenas”, son muy buenas y necesarias), que tener ese mismo aporte de calorías a base de pizzas, hamburguesas, bollería industrial etc. Ponerse a contar calorías puede llevar a muchos quebraderos de cabeza y hacer que no se disfrute con la comida. Además las calorías que necesita cada persona debería valorarse de forma personal en función de su edad, estado físico, tipo de trabajo, gasto energético requerido a lo largo del día, etc.

 

El tipo de cocción de los alimentos es clave

Los tipos de cocción de los alimentos es uno de los elementos que más influyen en el número de calorías que se ingieren. Una dieta post excesos debe basarse en cocciones al horno o al vapor y evitar las frituras ya que multiplican las calorías y grasas del alimento. Con una cocción adecuada podemos comer el alimento que más nos guste rebajando las calorías que contiene y facilitando su digestión.

 

Ven a nuestro centro, Cosmeceutical Center, y te ayudaremos a empezar con unos nuevos hábitos de alimentación saludable de forma personalizada, adaptándolos a tu estilo de vida y necesidades, y acompañándote en todo el proceso de cambio.

 

Cosmeceutical Center ofrece dietas personalizadas y asesoría nutricional experta

Nutracéuticos, belleza desde dentro hacia fuera.

Nutricéuticos

– ¿Qué es la nutracéutica? 

El término NUTRACÉUTICO fue acuñado desde los conceptos de “nutrición” y “farmacéutico” en 1989 por el Dr. Stephen DeFelice, Presidente de la Fundación para la Innovación en Medicina (Foundation for Innovation in Medicine, FIM), en Cranfor, Nueva Jersey, Estados Unidos. El Dr. DeFelice definió la Nutracéutica como “un alimento o parte de un alimento que proporciona beneficios médicos o para la salud, incluyendo la prevención y/o el tratamiento de enfermedades”.

Los nutracéuticos están causando un acalorado debate porque su concepto redefine las líneas divisorias tradicionales entre los alimentos y los medicamentos. Según la definición anterior, la Nutracéutica también abarca a los alimentos funcionales, aunque hoy día merece la pena establecer algunas diferencias de concepto entre ambos. En realidad, debemos establecer diferencias entre los siguientes términos: Nutracéuticos, Alimentos Funcionales, Complementos Alimenticios o Suplementos Dietéticos  y Alimentos enriquecidos. Además, ante la opinión pública, también merece la pena diferenciar estos conceptos de la Fitoterapia y las Plantas Medicinales, ya que se basan en productos de origen natural utilizados con fines terapéuticos. 

– ¿Cuál es la diferencia con la nutricosmética? 

La nutricosmética está englobada en la nutracéutica, y la forman aquellos principios activos encaminados a lograr una mejora en la belleza exterior. La nutricosmética es la intersección entre la nutrición y la cosmética, es decir, buscar la belleza exterior desde el interior

dentro2

-¿ Conviene consultar con un médico antes de tomarlos?

En Cosmeceutical Center abogamos porque antes de tomar un suplemento de cualquier tipo, se consulte con un especialista, y que además debe primar la seguridad de la sustancia. Hay que estar a la última en los avances antiaging y de salud pero siempre hay que esperar a que la ciencia resuelva los interrogantes antes de generalizar el uso de un nutracéutico.

La suplementación no es un tema trivial. Nunca debemos tomarnos el primer suplemento que nos anuncien, ni el que toma una amiga por muy bien que le haya funcionado a ella. Suplementos sí, pero no tomados indiscriminadamente. Hay que controlar todos los detalles de una buena suplementación y adecuarla a las verdaderas necesidades individuales.

– ¿En qué países se utilizan más y con qué resultados?

Los tres mayores consumidores de nutricosméticos son Japón, Estados Unidos y Brasil, estando emergiendo fuertemente los países de Sudamérica y Asia-Pacífico, como Tailandia, Indonesia y Taiwan. En cuanto a la producción, el 70% de la misma a nivel mundial vienen solo de Japón y China.

– ¿Dónde se notan más los efectos de los nutricosméticos?

El punto de actuación de los nutricosméticos va a depender de la ruta metabólica en la que actúe directamente. Así tendremos principios activos que actuarán sobre el cabello, sobre las uñas, sobre la luminosidad de la piel, sobre las arrugas, sobre la hidratación…

– Además de embellecer, ¿qué otros efectos tiene para la salud? ¿Pueden prevenir afecciones de la piel, infecciones, otro tipo de trastornos?

Los nutricéuticos en general (donde se engloban los nutricosméticos) son productos de origen natural con propiedades biológicas activas, beneficiosas para la salud y con capacidad preventiva y/o terapéutica definida, es decir, son capaces de prevenir o incluso remediar y curar diferentes afecciones físicas a todos los niveles, desde cardiopatías o problemas vasculares y circulatorios (por ejemplo, los conocidos ácidos grasos omega3 EPA y DHA), hasta prevenir la oxidación de las  células (antioxidantes como la vitamina C, resveratrol y otra multitud de polifenoles presentes en frutas y verduras), pasando por una reducción del avance del cáncer (la cúrcuma inhibe la COX-2, las MMP y disminuye la proteína C reactiva).

– ¿Cuáles son los ingredientes más típicos que se emplean en la nutricosmética? 

– Antioxidantes en general (polifenoles existentes en frutas y verduras), que inhiben la acción de los radicales libres evitando la oxidación dela célula (Vitamina C, Resveratrol, coencima Q10-Ubiquinol, Vitamina E…)

– La Astaxantina está irrumpiendo con fuerza en el mercado por sus excelentes propiedades antioxidantes, hasta 65 veces más que la vitamina C, 54 veces más que los beta carotenos o 14 veces más que la vitamina E. Se encuentra de forma natural en mariscos y salmón.

– Omega 3 (presente en el pescado azul. El salmón es la fuente por excelencia del Omega3). Combate la inflamación y, aunque no es en sí un antioxidante,  aumenta la actividad de la catalasa y la SOD (Super óxido Dismutasa), enzimas que a su vez aumentan la capacidad antioxidante de la célula

– Ceramidas: La producción de ceramidas se reduce con la edad. Debemos tener en cuenta que las ceramidas suponen entre el 30 y 40% de la matriz que mantiene el equilibrio de hidratación y protege la superficie. No sólo esto, sino que las ceramidas se encuentran en otras partes del cuerpo humano, contribuyendo a la proliferación celular correcta, y al desarrollo de diversos sistemas fisiológicos.

Los aceites derivados del trigo se han usado desde hace siglos como un hidratante natural.

nutraceutica_2

– ¿Existen efectos secundarios? 

Como en cualquier producto bioquímico que interviene en un proceso metabólico, su efectividad está supeditada a la dosis ingerida y, evidente los consumos excesivos están contraindicados. Cualquier producto tomado en exceso se convierte en un veneno para el cuerpo, con sus correspondientes efectos secundarios.

De igual manera, en el cuerpo humano existen antagonismos entre diferentes principios activos, lo cual puede ser contraproducente, sobre todo si se sufre de algún tipo de patología previa.

Por esto siempre es muy muy recomendable, por no decir que debería ser obligatorio, consultar siempre con un especialista antes de someterse a cualquier tipo de suplementación nutricional. Considerando especialista a un personal sanitario cualificado en estos temas, bien sea médico o farmacéutico (no todos los médicos o farmacéuticos están especializados en esto)

– ¿Se puede decir que tomar determinados alimentos con propiedades beneficiosas también es practicar nutricosmética? ¿O es necesario que haya una porcentaje determinado de las sustancias que actúan sobre la piel? 

Existen lo que se llaman Alimentos Funcionales, que aportan al organismo determinadas cantidades de vitaminas, grasas, proteínas, hidratos de carbono y otros elementos necesarios para el organismo. Cuando un Alimento Funcional ayuda a la calidad de vida, al mantenimiento de la salud o a la prevención de enfermedades, entonces podemos llamarlo Nutracéutico. De la misma manera, aquellos que actúen sobre la piel de manera beneficiosa los podremos considerar nutricosméticos.

Desde esta perspectiva los alimentos funcionales son parte de la nutracéutica y la nutricosmética.

Los alimentos funcionales suelen presentarse en forma de alimentos para uso diario enriquecidos en determinados nutrientes o sustancias beneficiosas para la salud. Por ejemplo leche o zumos enriquecidos en vitaminas, minerales, fitosteroles y ácidos grasos esenciales, margarinas, aceites, yogur, etc.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, las cantidades de principios activos funcionales ingeridos en la dieta diaria no son suficientes como para ejercer su función metabólica, por lo que es necesaria la suplementación de aquellos principios activos que nos interese potenciar o en los que tengamos carencias

– ¿Podría poner ejemplos concretos de nutricosmética? Por ejemplo, para combatir el envejecimiento, la flacidez, el aspecto cansado, las ojeras… 

– Flacidez: Silicio y DMAE

-Aspecto cansado: tendremos que actuar sobre el metabolismo de generación de energía en la célula. Para ello suplementaremos con coenzima Q10 + vit C

– Envejecimiento: Polifenoles, omega3… no hay una sola. Hay que complementar. Sinergia. Diferentes dosis en diferentes momentos

– ¿Cuánto tardan en verse los beneficios? 

Por ejemplo, un fitoregulador (drenante) se nota rápidamente. Diminuye el líquido intersticial y los efectos drenantes se ven rápidos

Otros habrá que esperar un ciclo terapéutico completo (1 mes, 2 meses…). Además, y muy importante, es que no solo se ven los efectos por suplementar, sino que hay que tener en cuenta los estilos de vida saludables.

– ¿A partir de qué edad pueden tomarse?

Desde que nacemos estamos suplementando con nutracéuticos (suplementos de D3 (en la edad pediátrica es habitual suplementar por ejemplo con DHAVit que es un complemento alimenticio a base de Vitamina D, Vitamina A, Vitamina E con DHA de algas marinas), las leches de continuación están todas suplementadas…).  De igual manera se suplementa a los niños con multivitamínicos. El único secreto está en ajustar las dosis a la edad y al objetivo a lograr..

Otro ejemplo de suplementación temprana es con los suplementos en estudiantes con fuerte esfuerzo intelectual, que se suele suplementar también con multivitamínicos, fósforo, selenio….

Por eso, decir una edad a la cual se pueden tomar nutracéuticos y nutricosméticos carece de sentido en lo más estricto del contexto.

– ¿En qué ocasiones se recomienda? Por ejemplo, una boda, fin de año … 

Sinceramente, y sin ningún tipo de dudas, para una boda o una fiesta de fin de año lo que recomendamos es un buen vestido de Oscar de la Renta y unos zapatos de Christian Louboutin…

Ya en serio y bromas aparte, no podemos considerar la nutricosmética como un juego o una terapia flash que nos reportará resultados instantáneos. No es un maquillaje o un peinado… Se trata de suplementación terapéutica con efectos beneficiosos, tangibles y medibles a medio- largo plazo, y que actúan sinérgicamente con actitudes y estilos de vida saludables, como una buena alimentación equilibrada, ejercicio físico, buen descanso, no fumar o beber…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies