Featured

¿Los filtros solares caducan?

0 Sin etiquetas Permalink 0

Tras semanas sin poder disfrutar del aire libre por fin podemos volver a una cierta normalidad, la llamada “nueva normalidad”, en la que el buen tiempo y la llegada del verano, hace que podamos gozar de pasear bajo el sol, sentarnos en las terrazas, incluso ir a la playa, con más ilusión que nunca.

Y debemos tener un especial atención en la piel, a la que el estrés, los cambios de hábitos,… han influido de forma directa a su salud y apariencia. Por ello, es imprescindible no olvidar la protección solar antes de salir de casa. Usar un protector solar es el paso más importante de cualquier rutina de belleza diaria.

 

 

Pero, ¿Sabías que los protectores solares caducan?

Mucha gente desconoce que los filtros solares caducan, ya que con el paso del tiempo, sus componentes se van degradando como en cualquier otro producto. Si estamos usando un dermocosmético y un producto serio para la piel, realmente  es como un medicamento, ya que la piel  es un órgano como otro cualquiera. Si realmente buscamos eficacia, debemos tener en cuenta que los ingredientes activos usados con frecuencia, incluidos los filtros solares, son inestables, y  el paso del tiempo,  la luz y el aire los deteriora.

Aunque aparentemente el producto pueda estar bien, puede perder propiedades y no funcionar de la misma manera. Y no nos podemos jugar esto cuando se trata de la protección y salud de nuestra piel.

Un dato importante que debería conocer el consumidor, es que según la legislación actual de la UE, todos los productos cosméticos deben mostrar una fecha de caducidad visible o «fecha de duración mínima». No obstante, los productos con una duración mínima de más de 30 meses (es decir, dos años y medio) no necesitan fecha de caducidad. Solo deben indicar el período tras la apertura (PAO, por sus siglas en inglés, Period After Opening) en meses. Este suele ser el único indicador que tienen los protectores solares, que aparece a través de un pequeño símbolo en forma de tarro abierto no da información alguna sobre cuándo se elaboró el producto o qué vida útil tiene; solo indica cuánto tiempo puede pasar tras la apertura del envase sin que el producto cause daño alguno al consumidor.

Normalmente los protectores solares tienen un PAO de 6-12 meses, lo que indica que pasados estos meses tras su apertura, el fabricante no asegura la efectividad del producto y es el propio usuario el que se arriesga al utilizarlo.

Bajo mi criterio, selecciono y agradezco productos con fecha de caducidad clara, marcada, concisa y no larga. Para mi es sinónimo de garantía, calidad, seriedad y seguridad en los productos aplicados en la piel con un fin terapéutico.

El cliente/paciente lejos de que esto le incomode, le debería dar seguridad y tranquilidad, al saber que así el producto tiene una rotación de stock, y no se está aplicando “un producto viejo” que carece de propiedades.

Por tanto, no es recomendable utilizar fotoprotectores abiertos de un año para el otro ya que eso devalúa el factor de protección.Es posible que experimenten cierta pérdida de eficacia o la degradación de los ingredientes, aunque la mayoría de los protectores solares siguen manteniendo cierta potencia durante períodos más largos de tiempo.

 

 

Otro punto a tener en cuenta es saber…

¿Cómo mantener los protectores solares en óptimas condiciones?

Desde su elaboración hasta su aplicación, los filtros solares deben conservarse a la temperatura idónea (una temperatura media aproximada de 25 ºC).

No es que necesiten cadena de frío, ni transporte y conservación especial, pero sí que su conservación debe reunir unas condiciones adecuadas. Hay que tener en cuenta que las temperaturas altas siempre derivan en pérdida de actividad, inactivación o cambios de aspecto, lo que puede alterar la composición y estropear la función del mismo, deteriorando el producto antes de tiempo.

Se suelen conservar mejor en envases de vidrio, no estando expuestos a una luz solar directa y teniendo en cuenta factores como la humedad o los umbrales de temperatura alcanzados y tiempo de permanencia a dichas temperaturas.

En la legislación Europea, tenemos las directrices que nos marca la Comisión Europea sobre las fechas de caducidad de los filtros solares. En España, por ejemplo, el método de referencia para determinar el factor de protección es el europeo: el Método COLIPA y lo normal es que en el envase venga el típico CE, fabricación en la comunidad europea.
Las recomendaciones de Estados Unidos son muy similares. La agencia americana que regula los alimentos y medicamentos de Estados Unidos (FDA, en sus siglas en inglés: Food and Drug Administration)  ha modificado y endurecido las normas para el etiquetado de las cremas solares. También ha desarrollado nuevos protocolos para contrastar la efectividad de estos productos.

 

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies