Featured

Las 10 claves para abrigar tu piel del frío

En invierno se producen más brotes de dermatitis atópica, aparecen más casos de rosaceas y muchas personas notan una mayor sensibilidad en la piel… Es una realidad, el clima (temperatura y humedad) está implicado claramente en su evolución: la piel sufre con el frío. A menor temperatura se reduce la hidratación de la piel, la producción de sebo y aumenta la sensación de picor.

El frío es un factor climático que puede afectar al ADN celular de la piel, al generar una mayor fragilidad capilar que produce que la piel esté más apagada y menos elástica. Afecta también a la capa superficial (córnea) que pierde el agua que contiene y en consecuencia se agrieta y descama. Además retrasa el ciclo de la renovación celular y aumenta la sensibilidad de la piel, empeorando las pieles con rosácea, dermatitis, etc.

A continuación os dejo una serie de consejos que ayudarán a proteger vuestra piel con la llegada del frío y a mantenerla sana y bonita también en esta época del año.

 

“Decálogo para abrigar la piel del frío” por Inmaculada Canterla

 

  • No hay que olvidar el uso del filtro solar en invierno. En toda rutina del cuidado de la piel, y sea cual sea la estación del año, es imprescindible que el último paso sea la aplicación del filtro solar. Aunque existe la creencia errónea de que el sol no afecta a la piel en invierno, la radiación de los rayos UVA (que son los que afectan a los tejidos cognitivos, dañando el ADN, las células, los vasos y tejidos) es unas 17 veces mayor que la radiación de los rayos UVB (daños inmediatos en la piel como quemaduras) y ésta se mantiene estable bajo cualquier tipo de situación meteorológica (llueva, nieve, etc.).

 

  • Utilizar cosmecéutica formulada con los siguientes activos por sus propiedades reparadoras, protectoras y regeneradoras como: aceites naturales vegetales (como el aceite de sésamo, el aceite de macadamia, el aceite de chia), Vitaminas B3 y B5, Teprenona (que va muy bien para calmar las pieles hipersensibles) y Vitamina K2 (para reforzar las paredes de los capilares).

 

  • Los hábitos alimentarios y el estilo de vida también influyen en la condición de la piel, por ello es importante una ayuda micronutricional con suplementos tipo: Aceite de Prímula (con ácidos grasos esenciales insaturados que es útil en trastornos de la piel y del pelo), Zinc (agente antiinflamatorio y antioxidante), Omega 3 (se recomienda comer pescado azul y/o suplementar con aceite de pescado purificado y concentrado).

 

  • Beber entre 1,5 y 2 litros de líquido al día. Cuando aparece la sensación de sed es porque ya se ha producido cierta deshidratación.

 

  • Las calefacciones no son beneficiosas para la piel. Por ello es es aconsejable utilizar humidificadores ambientales en casa, para contrarrestar los efectos de la calefacción y mantener el ambiente con mayor humedad relativa.

 

  • Se aconseja realizar duchas (no baños) tibias y cortas. Los baños largos pueden derivar en una piel seca e irritada porque se daña el estrato córneo,  el manto ácido e hidrolipídico y se dificulta su función de barrera protectora. Además es recomendable utilizar aceites de baño, jabones Syndet o “soap free” (jabones sin jabón, que son más suaves que los tradicionales y respetan más la naturaleza de la piel), y geles de baño con pH entre 4,5-5,5 para mantener la acidez normal de la piel, sin perfumes, sin conservantes ni colorantes para minimizar el riesgo de alergias. Es importante que no contengan Sodium Lauryl Sulfate ni Sodium Laureth Sulfate, han de ser “SLS SLES free”.

 

  • En las duchas mejor no emplear esponjas ni frotar la piel. Y después, secarse con toques (no frotando la piel) con toallas de algodón. Tampoco se aconseja dejar secar la piel al aire.

 

  • Es imprescindible utilizar crema hidratante a diario, después de la ducha, para evitar la sequedad (incluso, 2 veces al día). Este gesto ayudará a que la barrera epidérmica permanezca íntegra y a retener la hidratación de la piel. Hay que indicar de forma personal e intransferible en cada caso la crema corporal más apropiada (tras una valoración personalizada realizada por un experto en piel).

 

  • Después de hacer deporte es importante ducharse rápido, para evitar que el sudor reseque más la piel.

 

  • Emplear tejidos que no irriten  la piel (algodón y/o lino) más que otros que puedan irritarla (lanas y/o poliéster).

Propósitos de año nuevo para la piel

Propósitos de año nuevo para cuidar la piel

Año nuevo, nueva oportunidad para cumplir los propósitos de salud y belleza que siempre nos hacemos. Inmaculada Canterla, directora de Cosmeceutical Center, especialista en Dermocosmética, Medicina Antiaging, Nutrición y Dietética, nos da las claves para que esta vez sí que consigamos los objetivos relacionados con la dermocosmética y el control del envejecimiento.

Decálogo de consejos para conseguir una piel radiante desde que comience el 2018

 

CONSUMO DE CALIDAD. Os invitamos a cuestionaros en todo momento qué aplicamos en la piel, si es un producto adecuado, qué problemas de belleza quieres resolver y qué requiere tu piel en estos momentos.

LA SALUD NO TIENE PRECIO. En 2017 han triunfado los productos de cosmética low cost y la cosmética coreana, pero los profesionales esperamos que la población se conciencie y sea sensata. El precio no debe ser nunca un factor que esté por encima de nuestra salud y seguridad. Este año podíamos dejar de engañarnos (o que nos engañen) con titulares y con la ilusión de encontrar una crema, contorno de ojos o mascarilla maravillosa en la estantería del supermercado. Consejo: No dejarse llevar por las “modas cosméticas”.

TÉCNICA DE APLICACIÓN. Tenemos que reconsiderar nuestros hábitos y tener en cuenta los movimientos e indicaciones: rápidos, lentos, vigorosos, de drenaje…. Y con asiduidad, reservar tiempo y presupuesto para ponernos en manos expertas de las terapias manuales, además se convierte siempre un momento de auténtico relax.

ZONAS OLVIDADAS. ¿Escote envejecido? ¿Señoras preocupadas por las arrugas en el canal interpectoral? ¿Parpados caídos? Hoy en día todo tiene tratamiento y solución, o al menos mejora. Selecciona las mejores fórmulas cosmecéuticas y los tratamientos médico-estéticos específicos más adecuados.

CONTROL DEL ESTRÉS. La piel y el sistema nervioso están estrechamente relacionados, siendo el reflejo de nuestro estado físico, psicológico y mental. La calidad del sueño impacta tanto en el funcionamiento como en el envejecimiento de la piel. La falta de sueño debilita la capacidad natural de la piel de repararse.

PROTECCIÓN SOLAR TODO EL AÑO. Llueva, nieve, haga sol o esté nublado la radiación UVA se mantiene estable. Por ello, es fundamental, que nos protejamos con un buen filtro todos los días sin excepción. Hay estudios que demuestran que incluso la luz visible (las bombillas, pantallas de ordenador, etc.) pueden producir manchas en la piel.

Propósitos de año nuevo para cuidar la piel

LIMPIEZA DE LA PIEL. Si no limpiamos la piel, los productos no puede trabajar al 100% porque las impurezas de la superficie cutánea impiden su actuación saturando el tejido a la larga. La limpieza es imprescindible por la mañana y de forma doble por la noche. Y no, el agua micelar no es suficiente.

APROVECHAR EL INVIERNO. Es la mejor época del año para tratar y/o eliminar algunas lesiones cutáneas porque no hay exposición solar. Deshazte de ese lunar, verruga, arañas vasculares o manchas solares cuando hay un menor riesgo de pigmentación, mayor discreción y comodidad y mejores resultados.

ALIMENTACIÓN ANTIAGING. En el cuidado de la piel y su antienvejecimiento, un 70% es alimentación, dieta y suplementación, y el otro 30% es tratamiento vía tópica. Las claves para no envejecer son: una buena alimentación, el consumo de antioxidantes y una correcta protección solar.

BELLEZA SIN EDAD. A los 50-60 años hay pérdida de densidad y volúmenes, pérdida de elasticidad… pero la ciencia hoy en día nos ofrece las sustancias, técnicas y métodos adecuados para que la afirmación de que “los 50 son los nuevos 30” sea cierta si se desea. Una combinación de tratamientos adecuados bien prescrita y dirigida ralentiza el envejecimiento.

Cuidados de la piel y los eczemas en invierno

piel-invierno-eczemas2

El frío es uno de los agentes externos que más puede agredir a nuestra piel, afectándole en diferentes puntos básicos: produce una mayor fragilidad capilar con lo que se generan más roturas capilares en la piel; provoca la pérdida de agua de la capa superficial o córnea, lo que hace que la piel se agriete y descame; retrasa el ciclo de la renovación celular, con lo que se acumulan las células muertas en la capa más superficial; y por último, el frío aumenta la sensibilidad de la piel, afectando a todo tipo de pieles y empeorando las pieles reactivas, con dermatitis, rosácea y/o cuperosis.

Por tanto, en invierno empeora la situación de eczemas y se incrementa la sensación de picor, hinchazón con sensación de ardor, etc…

¿Qué son los eczemas?

Eczema es el término general que empleamos para describir cualquier tipo de dermatitis o “inflamación de la piel”. Se caracterizan por un picor intenso y por la gran variedad de formas clínicas y causas que pueden producirlo. Es un hecho objetivo que en invierno se producen más brotes de dermatitis atópica, el clima (temperatura y humedad) está implicado claramente en su evolución. A menor temperatura se reduce la hidratación de la piel, la producción de sebo y aumenta la sensación de picor.

Normalmente se caracterizan por la combinación de enrojecimiento (eritema), lesiones sobreelevadas (pápulas) y ocasionalmente la aparición de vesículas o bien escamas, según el tiempo de evolución de las lesiones. A veces ocurre por cierta predisposición genética (como por ejemplo el eccema atópico), o bien pueden estar causados por una alergia concreta a algún producto (eccema alérgico de contacto), por la aplicación de productos irritantes (eccema irritativo), como consecuencia de la sequedad cutánea, del rascado continuo….

Como hemos comentado con el frio la barrera epidérmica se vuelve más frágil, con mayor riesgo de ruptura y menor elasticidad, lo que favorece una tendencia de la piel a inflamarse más fácilmente, lo cual facilita la aparición de eczemas.

Consejos para prevenir eczemas en invierno

¿Cómo evitar o prevenir la aparición de estos eczemas en los casos de piel seca, con picor, enrojecida o agrietada?

  • Utilizar humidificadores ambientales para contrarrestar los efectos de la calefacción: pueden ser una herramienta útil para mantener el ambiente con mayor humedad relativa en nuestros hogares cuando esté funcionando la calefacción.
  • Duchas (no baños) tibias y cortas.
  • Utilizar aceites de baño, jabón syndet, gel de baño con pH entre 4,5-5,5 para mantener la acidez normal de la piel, sin perfumes, consevantes ni colorantes, para minimizar el riesgo de alergias y que no contengan Sodium Lauryl Sulfate ni Sodium Laureth Sulfate “SLS SLES free”.
  • No emplear esponjas ni frotar la piel. Secarse con toques (no frotando la piel) con toallas de algodón suavemente. No dejar secar la piel al aire
  • Utilizar crema hidratante a diario, después de la ducha, para evitar la sequedad (incluso, 2 veces al día). Ayudan a que la barrera epidérmica permanezca íntegra y a retener la hidratación de la piel. Hay que indicar de forma personal e intransferible en cada caso la apropiada después de la consulta de valoración.
  • Emplear tejidos que no irriten la piel (algodón y/o lino) más que otros que puedan irritarla (lanas y/o poliéster).
  • Tener las uñas cortas para evitar romper la piel al rascarse y evitar así infecciones.
  • Después de hacer deporte, ducharse rápido, para evitar que el sudor reseque más nuestra piel.
  • Beber entre 1,5 y 2 litros de líquido al día. Cuando aparece la sensación de sed es porque ya se ha producido cierta deshidratación.
  • Investigar posible causa alérgica
  • Si hay estreñimiento crónico, tratarlo. Mantener en buen estado la flora intestinal
  • Evitar el estrés.

cuidados-piel-invierno

En cuanto al tratamiento, es complejo hablar en general sin tener una referencia de un caso en concreto. Requiere un tratamiento cuidadoso que sólo se obtiene analizando cada caso particular. Por eso es imprescindible realizar una valoración facultativa. Citamos algunos ejemplos y posibilidades de tratamiento tópico:

*Cuidado especial con activos específicos que posean propiedades hidratantes para combatir la xerosis, suavizantes y reparadoras para tratar los síntomas y evitar los molestos brotes:

  • ACEITES NATURALES VEGETALES: Como el Aceite de Sésamo, Aceite de Macadamia, Aceite de semilla de hibisco, Aceite de Chia… Tienen propiedades reparadoras, protectoras y regeneradoras. Estos aceites son muy nutritivos y contienen ácidos grasos esenciales. Por ejemplo, el Aceite de Chia es una de las fuentes vegetales más ricas de ácidos grasos Omega 3.
  • VITAMINAS B3 y B5: El complejo de vitaminas del grupo B es extremadamente importante para la salud de la piel. Su deficiencia puede producir, entre otras cosas, sequedad y grietas. La Vitamina B3 (también llamada Niacinamida o Vitamina PP) ayuda a aumentar la resistencia de la barrera de la piel ante los agentes destructores, como detergentes y agresores ambientales. También tiene efectos positivos en el enrojecimiento y la sequedad en pacientes que sufren de rosácea. Y ya hay estudios sobre su actividad mejorando la piel hiperpigmentada. Por otro lado la Vitamina B5 (o ácido pantoténico) es un cofactor de la biosíntesis de la barrera de la capa lipídica. Es decir, aumenta la síntesis de lípidos cutáneos con lo que mejora también la barrera cutánea y esto es beneficioso para la piel dañada y la curación de heridas. Ambas vitaminas son estables y penetran muy bien en la piel. Además tienen una alta tolerancia, con lo que son perfectas para utilizarlas para evitar eritemas, calmar la piel, mejorar su elasticidad, disminuir su irritación….
  • TEPRENONA: Este ingrediente activo va muy bien para calmar las pieles hipersensibles. Ayuda a combatir el estrés medioambiental, mejora la barrera lipídica de la piel y reduce el escozor y la irritación de forma visible. Es excelente para la prevención y reducción de la hipersensibilidad de la piel, y previene y trata el eritema.
  • VITAMINA K2: Ayuda a fortalecer las paredes de los capilares en la zona afectada.
  • VITAMINA E pura (tocoferol acetato): Con acción emoliente, hidratante y protector que favorece la función barrera, calma el picor. Útil en los casos de piel seca, enrojecida o agrietada a causa de agentes externos (como el frío, sustancias químicas o detergentes agresivos). Calmante del picor. Ideal para pieles sensibles, intolerantes o sujetas a alergia. Crea un film protector persistente y homogéneo.
  • Ceramidas: Las ceramidas son lípidos con un importante papel en la estructura de la piel y mejorar su barrera lipídica.  Para tener una mayor hidratación y flexibilidad en la piel. Útiles en invierno y pieles muy secas. (En cremas, bálsamos y ungüentos y también como suplemento nutricional)

*Tratamiento farmacológico  (prescripción dermatológica):

  • Esteroides tópicos: No deben usarse de forma continua y prolongada. El sobreuso de esteroides puede causar reacciones adversas secundarias.
  • Antihistaminicos y antibióticos (estos últimos solo necesarios en los eczemas sobreinfectados)
  • Nuevos inmunomoduladores: Protopic y Elidel Crema

Cuidados de la piel y los eczemas en invierno

*Bioestimulación lumínica: la luz curativa

Sus efectos son numerosos: dota a la piel de una defensa natural frente a los rayos ultravioletas y proporciona un factor de protección, produce una notable mejoría en la textura de la piel, en las arrugas finas, en la suavidad, en la firmeza, en la inflamación (reduce la respuesta inflamatoria), en la pigmentación, además de que potencia el sistema inmune. Esto hace que también sea este tratamiento muy útil para estas indicaciones.

*Y por último en nuestra consulta también nos planteamos el abordaje con ayuda micronutricional con suplementos tipo:

  • Aceite de Prímula: ácidos grasos esenciales insaturados Omega-6 ricos en ac. Linoleico y gammalineleico. Útil en trastornos de la piel y del pelo, como: eccema, psoriasis, acné y alopecia. Inhibe la formación de sustancias inflamatorias.
  • Zinc: El zinc es un agente antiinflamatorio y antioxidante. Las SOD (con cobre y zinc) están en la primera línea de defensa de la detoxificación de productos resultantes del estrés oxidativo. El zinc disminuye la producción de citoquinas proinflamatorias y la producción de marcadores del estrés oxidativo. Mejora condiciones como acné, eczemas, problemas de próstata, anorexia nerviosa, alcoholismo y problemas relacionados con la recuperación de una operación.
  • Omega 3: Recomendar a la población consumir más pescado azul y suplementar aceite de pescado purificado y concentrado en Omega 3 EPA y DHA desde la infancia hasta la vejez es posiblemente la medida nutricional con un impacto más directo y positivo en nuestra salud. Y si nos preguntamos por qué tiene tantas aplicaciones este nutriente, podríamos responder de una manera sencilla: porque es el mejor antiinflamatorio natural. Y por ello es un componente central de cualquier dieta antiinflamatoria.

Hay que tener en cuenta que los hábitos alimentarios y el estilo de vida influyen en la condición de la piel. A veces son el origen de un intestino permeable que permite el paso de toxinas, microbios y partículas de comida sin digerir entre otros y que pueden ocasionar síntomas de inflamación en otros lugares del cuerpo, pudiendo estar relacionado con patologías crónicas y diferentes problemas en la piel como eccema, urticaria, acné o rosácea.

En este caso, podríamos aconsejar la suplementación con compuestos como:

– La glutamina: que es un aminoácido libre que participa en múltiples funciones del organismo, como por ejemplo: Mantenimiento de la integridad de la pared intestinal para limitar la hiperpermeabilidad intestinal y los signos clínicos asociados.

– LOS PROBIÓTICOS (lactobacilos, bifidobacterias etc.):  Efectos positivos en el sistema inmunitario y reducción de la inflamación. De referencia para el equilibrio de la microbiota intestinal y abordaje de patologías más complejas.

Cinco claves para cuidar tu piel en invierno

El frío y el viento son los enemigos de tu piel en invierno. Durante varios meses tu piel sufrirá agresiones diarias que la deteriorarán, para que eso no suceda debes seguir cinco claves fundamentales.

El filtro solar debe estar sí o sí en nuestros beauty must. No os equivoquéis pensando que es sólo para verano, en invierno sigue protegiendo la piel contra los agentes externos.

No penséis que los rayos UVA (que son los que afectan a los tejidos cognitivos, dañando el ADN y tejidos. Presentes en cualquier situación medioambiental) son menos dañinos que los rayos UVB (que produce daños inmediatos en la piel en forma de quemaduras)

Continuar leyendo…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies