Valida tu suscripción al Newsletter


Para validar tu suscripción solo tendrás que pulsar el vínculo que recibirás en la cuenta de correo con la que te has registrado.

Alerta Newsletter
Recuerda revisar tu bandeja de correo no desado. Añade enviosweb@cosmeceuticalcenter.com a tus contactos y llegaremos siempre a tu bandeja de entrada.


Icono logo

Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario. Si estás de acuerdo con ello solamente haz click en el botón aceptar a continuación y se ocultará este espacio, si quieres saber más haz click en el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información..

La cosmética sin parabenos es factible y real.

Parabenos

Un runrun sacude los beauty blogs de un tiempo a esta parte ¿qué son los parabenos? ¿por qué son tan controvertidos? Para responder a esta pregunta hay que pensar que, aunque la belleza es subjetiva, los componentes de los cosméticos no lo son. En una buena fórmula de aplicación tópica, eficaz y 100% funcional, los principios activos, su eficacia y concentración, deben ser los protagonistas. Pero en la fórmula también intervienen actores secundarios: colaboradores como coadyuvantes, emulgentes, conservantes, reguladores de ph… todos ellos deben ser seleccionados bajo estrictos test de tolerancia cutánea para evitar irritaciones y alergias.

Entre estos colaboradores, se encuentran los parabenos, hoy en la Black list que cada vez más laboratorios concienciados y comprometidos, dejan fuera de sus productos. Los parabenos son unas moléculas generalmente derivadas del petróleo (también existen parabenos en la naturaleza, aunque en mucha menor proporción) que se utilizan en la industria cosmética, además de en otras, como la alimentaria o la farmacéutica.

Químicamente, estamos hablando de ésteres del ácido para-hidroxibenzoico con cadenas carbonadas más o menos largas. Así, los más importantes usados en la industria cosmética son el Metilparabeno, Etilparabeno, Butilparabeno, Propilparabeno, Isopropilparabeno e Isobutilparabeno, cada uno de ellos con unas propiedades específicas dentro de la fórmula final del cosmético.

parabenos

La controversia llega de una serie de estudios que reflejan que, en pacientes con cáncer de mama, se encontraron restos de parabenos, posiblemente como restos de aplicación tópica de algún tipo de cosmético. Además, otros estudios también evidenciaron una serie de intolerancias e irritaciones en diferentes áreas cutáneas de los pacientes.

Aunque no está totalmente demostrada la relación directa entre los parabenos y la aparición de determinados tipos de tumores o interacciones, los especialistas llaman a la precaución a la hora de adquirir cosméticos y recomiendan leer atentamente la composición de los mismos en búsqueda de parabenos en su composición.

La tendencia actual es la de obtener productos que carezcan de parabenos en su composición o que posean la mínima concentración posible (por debajo incluso de la recomendada), y que éstos sean de origen natural y no de síntesis derivados del petróleo. En cualquier caso, los parabenos son unos sensibilizantes débiles, por lo tanto, el tipo de piel que se somete de forma repetida a múltiples alérgenos suele ser la piel enferma, y no la piel sana.

antioxidantes

La cosmética sin parabenos es factible y real. Es hacia donde se ha de dirigir la industria cosmética. Pero hasta entonces, lea con atención la composición antes de elegir un producto para evitar correr riesgos innecesarios. En Cosmeceutical Center, un equipo de farmacéuticos y químicos velan por la seguridad de nuestros productos.