Valida tu suscripción al Newsletter


Para validar tu suscripción solo tendrás que pulsar el vínculo que recibirás en la cuenta de correo con la que te has registrado.

Alerta Newsletter
Recuerda revisar tu bandeja de correo no desado. Añade enviosweb@cosmeceuticalcenter.com a tus contactos y llegaremos siempre a tu bandeja de entrada.


Icono logo

Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario. Si estás de acuerdo con ello solamente haz click en el botón aceptar a continuación y se ocultará este espacio, si quieres saber más haz click en el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información..

Los factores de crecimiento regulan la remodelación de la piel

Factores de Crecimiento Epidérmico (FCE)

Si queremos que un campo germine, se le aplican una serie de labores y tratamientos y finalmente se le abona. De la misma manera, si queremos que un niño estudie y saque buenas notas, se le motiva e incentiva para que su rendimiento sea mayor.

Pues bien, si queremos que nuestra piel se regenere de la mejor manera posible, nuestro propio cuerpo cuenta con el mecanismo y herramientas para que este proceso se lleve a cabo. Son los Factores de Crecimiento Epidérmico (FCE) (también se les conoce por sus siglas en inglés EGF, Epidermal Growth Factor).

El FCE, es un componente de un complejo de elevado peso molecular, el cual está formado por 2 moléculas del citado factor (cada molécula es una cadena polipeptídica de 53 aminoácidos) y 2 moléculas de proteína fijadora.

Los FCE se encuentran incluidos dentro del grupo de las citocinas. Estas son, a su vez, pequeños fragmentos polipeptídicos, producidos y segregados por las células como respuesta a un estímulo específico. Cuando las citocinas se unen a los receptores de la membrana celular, la célula se activa e inicia diversos procesos bioquímicos y metabólicos. Así, los factores de crecimiento regulan la remodelación de la piel y, por tanto, juegan un papel de gran importancia en el aspecto de la misma, disminuyendo con la edad su producción y perdiendo actividad.

El nombre de factores de crecimiento proviene de la influencia que estas sustancias ocasionan sobre el crecimiento y la diferenciación celular. Hasta el momento, se ha evidenciado la existencia de diversos factores de crecimiento a parte del EGF, como el PIDGF (Platelet derived Growth Factor): factor de crecimiento plaquetario, el IGF (Insulin Growth Factor): factor de crecimiento insulínico, o el FGF (Fibroblast Growth Factor): factor de crecimiento de fibroblastos.

factores de crecimiento epidermico

Se ha observado que la aplicación del FCE, ya sea tópica o inyectado a nivel intradérmico, produce cambios favorables sobre la calidad de la epidermis.

Los procesos de fotoenvejecimiento y cronoenvejecimiento afectan a la capacidad de síntesis de colágeno, fundamental para la renovación de la piel. En estos casos, la aplicación de tratamientos con FCE resulta una excelente opción para devolverle su vitalidad.

Biológicamente hablando, los años traen asociados una disminución del número de células de fibras de colágeno y de elastina e importantes alteraciones en la matriz extracelular. Esto provoca la merma del grosor de la piel y de su capacidad de renovación y reparación, especialmente motivada por la menor producción de factores de crecimiento y acúmulo de radicales libres. Además, la mala circulación trae consigo una disminución del aporte nutritivo y de las secreciones glandulares y retención de líquidos. Como consecuencia, aumentan las alteraciones cutáneas como manchas pigmentadas, queratosis senil, verrugas seborreicas, nevus, etc. El conjunto de estas modificaciones provocan un aspecto cansado, senil y, con frecuencia, se acompaña con la pérdida de seguridad y rechazo de la propia imagen.

Hoy en día, la Cosmecéutica ha traído grandes avances a través de la ingeniería biocelular, sintetizando la producción de FCE mediante técnicas de DNA recombinante, expresando el gen del FCE humano en levaduras. En este terreno, Bioeffect usa los últimos avances en genética molecular y el sistema de producción proteica denominado ORFEUS™ con la que se consigue una proteína natural a la piel humana desde las células madre vegetales, concretamente de las semillas de la cebada. Por otro lado, Medik8 utiliza un método de triple filtración, para garantizar una alta actividad, pureza y perfil de seguridad, y un sistema de suministro de liposomas para una mejor penetración.

Ambos han sido elegidos por Cosmeceutical Center como productos Premium en su sector.

Estos avances auguran un futuro prometedor para los FCE en multitud de productos y tratamientos cutáneos, aunque como siempre, habrá que estar atentos a las composiciones cualitativas y cuantitativas y a los métodos de obtención de los mismos para no caer en el más puro marketing y consumismo, al igual que ha ocurrido (y sigue ocurriendo) en multitud de productos puramente comerciales que aportan una dudosa efectividad.