Valida tu suscripción al Newsletter


Para validar tu suscripción solo tendrás que pulsar el vínculo que recibirás en la cuenta de correo con la que te has registrado.

Alerta Newsletter
Recuerda revisar tu bandeja de correo no desado. Añade enviosweb@cosmeceuticalcenter.com a tus contactos y llegaremos siempre a tu bandeja de entrada.


Icono logo

Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de cara al usuario. Si estás de acuerdo con ello solamente haz click en el botón aceptar a continuación y se ocultará este espacio, si quieres saber más haz click en el enlace 'Más información'.

Aceptar Más información..

Cosmecéuticos: Actúan de forma efectiva sobre la piel, su estructura y su funcionamiento

Cosmecéuticos: La (R)evolución cosmética

Una vuelta de tuerca al concepto clásico de cosmética: los cosmecéuticos, híbridos perfectos entre un producto cosmético, aquel que embellece la piel, y otro que tiene un tratamiento visible y prolongado sobre nuestra piel. Es decir: pedirle un plus a nuestro cosmético. Esto significa que, aunque la finalidad de los productos cosmecéuticos sea principalmente cosmética, sus ingredientes activos y su capacidad regeneradora van mucho más allá de lo que podrían llegar los productos cosméticos básicos. Así, la cosmética de hoy día, ansiosa de avances para los que cada vez está más y más capacitada, se convierte en advanced cosmetic, que aporta novedades nunca antes vistas y se introduce en el terreno de la medicina para tomar algunos de sus mejores avances.

Según Euromonitor, una de las empresas de investigación de mercado y consumo más asentadas en todo el mundo, los cosmecéuticos quedan definidos como “aquellos productos tópicos híbridos, con características cosmético-farmacéuticas, que contienen ingredientes biológicamente activos con un efecto sobre el usuario”.

Así, los productos cosmecéuticos buscan resultados que actúan de forma efectiva sobre la piel, sobre su estructura y su funcionamiento. Tienen una cantidad de ingredientes activos muy importante y en niveles de concentración notablemente superiores con respecto a los cosméticos habituales, por lo que logran un efecto mucho más eficaz sobre la piel, algo que los cosméticos a secas no logran.

En este caso, la aplicación de los productos cosmecéuticos sobre la piel consigue mejorar no solo la apariencia, sino también la estructura celular del usuario. Por tanto, sus resultados pueden equipararse en ocasiones (y, por supuesto, dependiendo del tipo de tratamiento) a los que podrían obtenerse al realizar ciertas cirugías no invasivas.

Los cosmecéuticos buscan que todo aquello que usemos sobre nuestra piel tenga un efecto activo sobre la dermis, una función que vaya más allá de la puramente cosmética, pero siempre siendo respetuosos con el medio ambiente y evitando sustancias que no hayan sido claramente evaluadas como beneficiosas para la piel. Los componentes a evitar, por ejemplo son los derivados del petróleo, o los activos como las siliconas o las parafinas que, aunque pueden dar sensación de belleza o de mejora del cabello o de la piel, realmente están dando un aspecto artificial (taponando y evitando que los componentes activos beneficiosos penetren en el sistema celular) que no consigue nada beneficioso en su interior. Además, muchos de esos derivados y productos “de relleno” son a menudo causantes de alergias o de sensibilidades extremas en la piel.

cosmetica avanzada cosmeceuticos

Por sus altas capacidades, es conveniente que el uso de cosmecéuticos esté supervisado por un especialista que conozca sus efectos, sobre todo si forma parte de un tratamiento temporal. Es decir, que a menudo los cosmecéuticos tienen una prescripción temporal definida, concreta, por lo que su aplicación se da durante un tiempo, siendo recomendada y supervisada por un experto como un farmacéutico o un dermatólogo.

Además, al ser tratamientos híbridos -cosméticos con efectos terapéuticos, algo que debe demostrar el fabricante-, sus exigencias son cada vez mayores. Los fabricantes de productos que aseguren que estos tienen ciertas características cosmecéuticas deberán demostrar que, efectivamente, su aplicación causa unos mayores beneficios terapéuticos y dérmicos que los de los simples cosméticos.

Este tipo de productos y su definición, que busca una cosmética novedosa y dedicada a clientes que buscan algo más que lo que se aprecia a simple vista, fueron creados a finales de los ochenta y principios de los noventa por un dermatólogo estadounidense que definió a los cosmecéuticos como “agentes tópicos que tienen tanto una función cosmética como terapéutica”. Entonces se empezó a investigar y desarrollar profundamente en situaciones de laboratorio para conseguir, entre sus principales logros, mejorar la piel por dentro y por fuera y ralentizar su envejecimiento. Para su investigación y desarrollo se utilizaron ingredientes naturales muy limpios como aceites, semillas, tés o derivados de hierbas y plantas, pero también se combinaron con vitaminas, lípidos y otros nutrientes activos de relevancia, modernos y en cantidades importantes.

Desde Cosmeceutical Center buscamos ofrecer cosmecéuticos novedosos, revolucionarios en el mercado, sin dejar de lado en ningún caso la absoluta comprobación de todos y cada uno de sus ingredientes. Además, ofrecemos un tratamiento profesional personalizado y un seguimiento del mismo.

Un inspirador espacio, una concept store de cosmecéutica. Una manera diferente de entender y afrontar los tratamientos antiaging, de manera no invasiva y sin efectos secundarios. Un concepto que rompe con todos los paradigmas de la cosmética.