Featured

Salud y belleza… ¿a granel?

Hoy es un día de reflexión.

En la actualidad nos encontramos en lo que llamaríamos la jungla de la belleza, la estética, la cosmética y la salud. En ella nos encontramos con algunos grandes y ruidosos que logran cautivar a miles de personas pero sin grandes aportaciones, otros que pretenden ocultar sus intenciones y también los hay sigilosos y trabajadores que siguen su camino fiel a su instinto.

¿Qúé está sucediendo en el sector de la “belleza” estética?

Cada día  vemos cómo un producto o tratamiento de belleza termina convirtiéndose en un objeto de deseo o incluso en una necesidad obsesiva cuando en realidad éste se debe crear para poder solucionar problemas reales que definitivamente pueden afectar a nuestra salud o aspecto físico pero jamás debe ir orientado por medios externos sin criterio alguno con el único propósito de VENDER y que el cliente gaste más dinero.

botescrema

En Cosmeceutical Center y como expertos en Cosmecéutica y Nutracéutica no partirmos de esa premisa, no queremos que siga aumentando el porcentaje de compras de productos o accesos a tratamientos de belleza estéticos y/o médico estéticos bajo la influencia de factores poco o nada éticos ni profesionales buscando la “compra impulsiva” a través del más puro marketing. Blogger, influencer, beauty hunter, celebrities, spots publicitarios, grandes plataformas de venta online… STOP! Ha llegado la hora de pararnos a pensar sobre ¿dónde estamos? ¿a dónde queremos llegar? y sobre todo ¿en manos de quién nos estamos poniendo para solucionar el problema que tengo y tratar mi piel?

Cuando tenemos un problema de salud y necesitamos solucionarlo nos ponemos en manos de un profesional sanitario para que nos recete el medicamento o tratamiento más adecuado, entonces ¿por qué para cuidar nuestra piel se acude a páginas online o plataformas donde se venden productos como si fueran “churros” o “palomitas” sin ninguna base que garantice los objetivos que buscamos? ¿¿Sólo nos fijamos en lo bonita que es la web y las cosas que dice para gente perfecta?

Con el auge de Internet, las tiendas online han hecho más accesible que el producto llegue a personas que de otra forma no les podría llegar o ni siquiera conocerían, pero ¿qué asesoramiento tienen esas plataformas? No podemos olvidar que la piel es un órgano como los demás y por lo tanto debe tratarse por igual, de tal manera que aunque el producto pueda ser adquirido a través de estso canales online se debería mantener siempre la posibilidad de contar con dicho asesoramiento técnico sobre sus prescripción formulación, interaciones, etc.

cosmeceutical center

¿Como podemos jugar a vender, que no dispensar, suplementos nutricionales (ahora tan de moda), sin pararnos a pensar y a analizar una analítica pormenorizada del paciente donde se nos muestren sus carencias nutricionales? ¿Acaso no sabemos que los suplementos mal dosificados o mal prescritos pueden interactuar negativamente en el metabolismo del que lo consume? ¿Acaso no se sabe que si el paciente está medicamente tratado, lo que le vendamos puede ser totalmente prejudicial para su salud, acarreando serios problemas de salud?

Lamentablemente todavía hay muchos que no lo saben, pero juegan saberlo con el riesgo que ello conlleva pero que por el contrario se pueden sacar unos eurillos. Total, las proteínas son protínas y también se toman en los gimnasions ¿no?

¡Estamos jugando con la salud de las personas!

Un perfume es también muy personal, pero si te equivocas únicamente pierdes el dinero, pero un producto tópico, si no es el que necesitas, puede tener consecuencias sobre la piel. Volvemos a la salud pues…

¿Por qué entonces, cuando queremos quitarnos esas arruguitas, darnos luminosidad, o eliminar flacidez, no hacemos lo mismo y acudimos primero a quien sabe lo que necesitas y luego adquieres el producto que te ha recomendado el especialista?

Dentro de esta reflexión, encontramos también los casos en los que, por el hecho de querer retener a un cliente, se llegan a hacer incluso “tarifas planas” de tratamientos médico estéticos ¿Nos hemos vuelto locos?

img_sarbat_20160218-104806_imagenes_lv_otras_fuentes_belleza-k8nG-U302254626648pK-992x558@LaVanguardia-Web

En un tratamiento médico estético lo primordial es contar con las mejores manos, técnicas, productos y criterio clínico para unos resultados de rejuvenecimiento elegantes, sutiles y armoniosos, y esto no tiene 2×1 ni cuotas planas. Cada paciente debe ser valorado de forma individualizada y no tiene por qué ser pinchado sin saber ni si quiera el qué todos los meses por el solo hecho de que te pongo una tarifa plana mensual.

En Cosmeceutical Center apostamos por la Medicina Estética cuando es preciso, pero con rigor, seguridad, sutileza, elegancia y buen criterio.

Nos gusta ver un rejuvenecimiento compensado en tercio superior e inferior, una piel redensificada y unos volúmenes naturales y bien proyectados. Aquí está la clave y la diferencia.

Por otro lado, me gustaría hacer mención al Social Media, que definitivamente se ha apoderado de nuestras vidas, y por lo que parece, también de nuestras decisiones (o por lo menos de las de algunos). Respeto profundamente el trabajo de todos aquellos que desde una plataforma virtual nos ayudan (algunas veces no tanto) a tener una visión más o menos completa de productos o tratamientos. Evidentemente es una manera más de conocer algo que no tenemos a la mano, pero entiendo que su objetivo, y por ello trabajan duro, no va más allá que el de mostrarte lo que han probado, y nunca el de incitarte a gastarte el dinero en un producto para tu salud o belleza que no están seguros o seguras de que en tu caso concreto va a funcionar, porque cada uno somos diferentes, con nuestras particularidades, y ellos, altavoces mediáticos, no son profesionales (en la inmensa mayoría de los casos) ni de la formulación, ni de la piel, ni de la medicina… son entusiastas de su trabajo que hacen llegar como nadie los mensajes a las grandes masas, pero no queráis hacerlos responsables de que el producto que te han mostrado no te ha funcionado o te ha reaccionado adversamente, porque ellos no te dicen que lo compres, simplemente te enseñan como lo prueban porque la marca se lo ha hecho llegar a tal propósito.

Es muy apetitoso para grandes firmas de renombre y con capacidad económica el poder contar con famosos mediáticos que por una (modesta o indecente, depende) cantidad de dinero, nos ofrecen las bondades de esos productos, jugando con el quiero y no puedo del consumidor de a pie que anhela tener lo que tiene el famoso… allá cada uno en su camino, pero por regla general, ni el famoso lo usa ni al consumidor le hace el efecto deseado, que es ser tan bello/a como el personaje… pero esto es más de lo mismo.

En definitiva, y a modo de corolario, lo que he pretendido desde este post no es más que el tratar de hacer reflexionar acerca de lo difusos que estamos los profesionales de la belleza (que me consta que somos bastantes) en la marabunta de todo tipo de especímenes que se hacen pasar (o se les hace pasar) por profesionales y especialistas de este sector y que no hacen más que confundir (y en otros casos hasta engañar) a aquellos que, con más o menos criterio, buscan cuidar su piel, modular el paso de los años, atenuar signos y síntomas y resolver problemas que les haga la vida más fácil y les mejore su aspecto físico, su salud y por qué no su estado de ánimo.

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *