Featured

Rutina de belleza de una Skin Expert para el verano

Por todos es conocido que el verano puede llegar a ser un gran enemigo para la piel, si no se mantienen unos cuidados específicos para su protección. En el siguiente post os cuento cuáles son las claves para mantener la piel sana y radiante en estas épocas, a través de mis rutinas belleza diarias:

 

 

Adaptación de rutinas a la época del año

“Aunque frecuento poco la playa adapto mi tratamiento tópico (en cuanto a texturas y formulación) a un clima con más temperatura: utilizo texturas más ligeras y líquidas y no saturo mi piel con aceites”.

 

Orden y disciplina

“El orden en el que nos aplicamos los productos es básico si queremos conseguir la máxima efectividad de nuestros tratamientos tópicos. Mi rutina diaria es: limpieza + serum (mezclo 2 serums adaptados a las necesidades de mi piel) + hidratante + filtro solar (siempre).  Y por la noche: limpieza + serum”.

 

Antes de ir a la playa

“Antes de ir a la playa simplemente limpio en profundidad mi piel, la hidrato y aplico filtro solar al menos media hora antes de la exposición solar. Están desaconsejadas las fórmulas con Vitamina C o Vitamina A antes de ir a la playa. La Vitamina C, aunque es imprescindible en verano, debe estar bien prescrita para que no cree irritación en la piel y esto produzca una mayor fotosensibilidad. En el caso de la Vitamina A, en verano solo debe aplicarse de noche, nunca de día”.

 

Si a la suplementación oral

“Soy pro-suplementación, siempre que sea con orden y criterio. La nutricosmética solar oral es un gran complemento para la protección de uso tópico, por lo que es una elección idónea para esta época del año y evitar la aparición de alergias solares o nuevas manchas. Empiezo mis pautas de suplementación en primavera para llegar al verano con una piel bien protegida y preparada para exponerse al sol (siempre con fotoprotección tópica)”.

 

Cuidarse sin contar las calorías

“En verano mis comidas son más ligeras, más frescas y con más color. Son días de más vida social, vacaciones, etc. con lo que es imposible controlar las calorías y grasas extras que ingerimos. El secreto está en la dosis y la frecuencia. Así que intento tener cuidado con los aperitivos y si los hay, intento elegir aperitivos saludables como tomates cherry, pepinillos en vinagre, frutos secos sanos,… o bien disminuir la cantidad del plato principal. En cuanto al alcohol, siempre será mejor una copa de vino que un cubata, y los cocteles, siempre los elijo sin azúcar”.

 

Un Detox a tiempo

“No se recogen los frutos si antes no se siembra. Por ello, siempre empiezo mis tratamientos y cuidados de la piel orientados a las épocas de sol en primavera, cuando me realizo curas détox para eliminar toxinas y excesos cometidos en invierno. Este reset de detoxificación, drenaje y retención de líquidos me ayuda a estimular las funciones de eliminación renal y/o hepática, y permiten un drenaje del organismo, facilitando la pérdida de peso”.

 

Prevenir es mejor que curar

“A la hora de establecer mi rutina de cuidados de la piel en épocas como el verano, siempre pienso en la idea es mejor prevenir que reparar. Aunque ahora todos sabemos que el sol envejece la piel, produce manchas y favorece al cáncer de piel, no siempre se ha tenido este conocimiento y la piel tiene memoria. Por este motivo, siempre intento evitar la exposición directa al sol durante tiempos prolongados, y nunca salgo de casa sin haberme aplicado mi filtro de protección solar”.

 

El secreto es el descanso

“Dormir es el mejor alimento para la piel. Por ello siempre intento dormir al menos 7h diarias para ayudar a mi organismo a repararse durante la noche. Mientras dormimos es cuando se producen los procesos de reparación de la piel, que son básicos para su regeneración.”

 

 

Nuestra diana terapéutica es la piel y nuestro objetivo es poder ayudarte a tratarla con conocimiento facultativo y científico

Featured

Cómo cuidar la piel bajo el sol: Guía CC para una Fotoprotección Saludable

Con la llegada de las estaciones más calurosas del año es el momento de prestar una especial atención a los cuidados de la piel. Al estar más sobreexpuesta a los rayos solares (UVA y UVB) puede sufrir sus consecuencias: envejecimiento prematuro de la piel, aparición de manchas, alergias, y enfermedades de mayor gravedad como puede ser el cáncer de piel.

Desde Cosmeceutical Center abogamos sobre la importancia de los cuidados de la piel bajo el sol. Por ello hemos elaborado una guía con la que proteger de la piel con consejos prácticos para todos.

Como un órgano más de nuestro cuerpo, la piel necesita cuidados específicos que no siempre se le brindan. Existe un gran desconocimiento de lo peligroso que es el sol para la piel, si no se siguen unas correctas pautas de forma diaria. El objetivo de esta guía es ofrecer dichas pautas para que se sepa cómo cuidar su piel.

La Guía CC para una Fotoprotección Saludable contiene información de gran interés como:
  • Qué consecuencias tiene el sol sobre la piel.
  • Cómo escoger un buen fotoprotector.
  • Qué alimentos y nutrientes ayudan a proteger la piel.
  • Qué peligros existen con la combinación de sol y algunos perfumes o cosméticos.
  • Cómo cuidar la piel en casa tras la sobreexposición.

Podéis descargaros la guía de forma totalmente gratuita aquí: Guía CC para una Fotoprotección Saludable 

La piel es el órgano que se encarga de proteger el cuerpo del sol. En las épocas en las que está más expuesta a los rayos UVA y UVB, puede llegar a sufrir diferentes tipos de patologías si no existe una correcta protección.

Uno de los apartados más destacados de la Guía CC es la importancia de escoger un buen protector solar. Este es el primer paso para cuidar la piel y prevenir la aparición de enfermedades. El filtro solar es un elemento imprescindible. Debe aplicarse sobre la piel los 365 días del año, incluso cuando el cielo está tapado o cuando llueve. Por ello, os queremos explicar las diez pautas básicas a tener en cuenta para escoger un buen fotoprotector.

Decálogo de expertos para elegir un buen filtro solar

  • Un buen filtro solar debe proteger de los rayos UVB (responsables de los daños inmediatos sobre la piel, como las quemaduras), y también debe proteger de los rayos UVA (daños en el DNA de la piel, las células, los vasos y los tejidos).
  • Se recomienda escoger filtros físicos, no químicos e inorgánicos que reboten los rayos UV antes de que sean absorbidos por la piel. Este tipo de filtros se conocen como “SunBlock”.
  • Evitar los filtros solares que contengan PABA en su formulación. El ácido para- aminobenzoico puede causar daño celular y hay una mayor incidencia de alergias relacionadas con el uso de PABA y derivados.
  • Deben ser productos estables ante el calor (foto estables).
  • Se aconseja escoger productos de aplicación sencilla y cómoda para fomentar la reaplicación frecuente del filtro.
  • Cuidado con los protectores secundarios, aquellos que incluyen reclamos publicitarios sobre protección solar pero cuyo cometido principal no es proteger la piel del sol (por ejemplo, las cremas hidratantes con SPF15).

Es básico reaplicar el filtro solar cada 2- 4 horas. El SPF es «dosis-dependiente».

  • Los filtros solares deben incluir en su formulación Filtros Biológicos. No son filtros solares como tal, sino agentes antioxidantes que actúan en sinergia con los filtros de la fórmula evitando la formación de radicales libres y potenciando el sistema inmunológico de la piel. Las vitaminas A, C y E entre otros son las más utilizadas. Tienen propiedades antirradicalares y actúan contra el envejecimiento cutáneo y los cánceres de piel fotoinducidos.
  • Lo último en formulación es incorporar activos para la protección y reparación del ADN (DNA-Protect), a través de enzimas que han sido aisladas de microorganismos extremófilos y cumplen funciones de reparación del ADN dañado por los rayos UV.
  • Los protectores solares caducan. Con el paso del tiempo, sus componentes se van degradando como en cualquier otro producto. Por tanto, no es recomendable utilizar fotoprotectores abiertos de un año para el otro ya que eso devalúa el factor de protección. La protección no será del todo completa y, por tanto, se estará en riesgo de sufrir los efectos nocivos del sol.
  • Es básico reaplicar el filtro solar cada 2- 4 horas. El SPF es «dosis-dependiente», es decir, que para conseguir el SPF que pone en el envase debemos usar una cantidad de producto igual a la que se usa para determinar que ese producto en dicha cantidad nos provee del SPF. De lo contrario, no conseguiremos dicho SPF. Hay muchos estudios donde se ve que la gente no aplica suficiente protector solar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies